Esclavitud en el siglo XXI, capitalismo y comunismo es lo mismo

Share
Hits: 3332

El ser humano tiene ese sesgo mental que nos hace creer que nuestra visión es la mejor y tendemos a recriminar a otros lo que hacen mal y justificar lo que otros dicen que no hacemos tan bien.Nuestra visión crítica de algunos temas roza, a veces, lo ridículo. Luchamos por tener razón. No importa la verdad, no importan los valores. Solo importa la razón. Cuando debatimos eliminamos y obviamos de nuestro argumento todo aquello que nos quita la razón y dejamos tan sólo aquello que nos puede evitar el doloroso proceso de admitir que estamos equivocados. Echar la culpa a un sistema económico de los males de la humanidad es absurdo. Socialismo y capitalismo pueden conseguir los mismos objetivos. Todo, absolutamente todo, depende en última instancia de nuestro comportamiento. Ambos sistema podrían funcionar, dependiendo de nuestra naturaleza humana el sistema funcionará mejor o peor. al menos, eso sí, a corto plazo.

Tanto el Capitalismo como el Socialismo o Comunismo predican la búsqueda del bienestar de la sociedad, pero con distintos caminos para alcanzarlo, para si lo pensamos sin sesgos, terminar siendo lo mismo. Si analizamos la historia, podemos entender que el comunismo no es más que un sistema capitalista de estado centralizado. Tienes muestras muy evidentes de ello a lo largo de la historia, y hoy mismo en países como Venezuela, Cuba, etc., por un lado creando la mayor desigualdad existente en el globo terrestre,  a la vez que la mayor igualdad en base a empobrecer al resto. Claro está, menos los que dirigen y sus acólitos que viven en otro nivel. Durante la dictadura los fascistas dicen se vivía mucho mejor que ahora, los republicanos dicen que durante la 2ª república se vivía mejor que ahora.

Es muy interesante ver algunos analisis de documentales como este en Netflix “American Factory“, o este… “China las nuevas multinacionales” o también ¿Tiene China un sistema capitalista?. Tienes otros muchos, algunos son borrados tras ser publicados, puede que no gusten a ciertas facciones del poder, como el documental que muestra la “represión china a los uigures” que fué borrado poco tiempo después de ser publicado.

En ambos casos, capitalismo y comunismo prometen una sociedad mejor, más justa, con mayor calidad de vida, pero el resultado en ningún caso es el deseado ¿cual es el problema?. 

Bajo el capitalismo, el hombre explota al hombre. Bajo el comunismo, es justo al contrario.” – John Kenneth Galbraith (1908-2006)

Quizás en ambos casos, el problema es el comportamiento moral de la gente que está dentro del sistema. El ser humano es egoísta por naturaleza, avaricioso, se acostumbra con facilidad a las bondades del poder y el dinero, una vez obtenidos ciertos privilegios, es difícil renunciar a ellos, y esto ocurre tanto en los sistemas gobernados por el capitalismo como por el socialismo como nos demuestra la historia. 

Dicho esto, cada uno tiene sus bondades y defectos, pero bajo mi punto de vista, dejando la ideología y mirándolo desde la realidad practica y el sentido común,  uno tiene más bondades que defectos respecto al otro, aunque puede que debatamos este argumento en otro post, lo que si parece es que para el poder el comunismo es el sistema perfecto donde el poder pueda disfrutar de su privilegiada posición con mayor tranquilidad y menos sobresaltos.

En el año 1973 aparece este artículo en el New York Times del puño de “David Rockefeller” hablando de China decía:

Nosotros, por nuestra parte, nos damos cuenta de que hemos ignorado en gran medida a un país con una cuarta parte de la población mundial. Cuando uno
considera las profundas diferencias en nuestras herencias culturales y nuestros
sistemas sociales y económicos, es seguro que será una tarea larga con muchas
adaptaciones necesarias en ambos lados.

Sea cual sea el precio de la Revolución China, es obvio que ésta ha triunfado no sólo al producir una administración más eficiente y dedicada, sino también al promover una elevada moral y una comunidad de propósitos. El experimento social en China, bajo el liderazgo del presidente Mao, es uno de los más importantes y exitosos en la historia humana”.


David Rockefeller, “From a China Traveler”, en el The New York Times, el 10 de agosto de 1973. “De un viajero de China”, destaca los objetivos presentados en informes de la ONU como “La Comisión de Gobernanza Global” (ISBN 0-19-827998-1; publicado por Oxford University Press, 1995) y “Nuestra diversidad creativa” de la UNESCO. : Informe sobre la Comisión Mundial de Cultura y Desarrollo “. Ambos se centran en ideales elevados como la paz, la armonía y la unidad comunitaria “global”, una visión que exige control absoluto y pequeños grupos modelados.


China es una economía “super”-capitalista con un régimen social y político marxista. En realidad, las palabras de Rockefeller ponen en evidencia que lejos de ser un enemigo mortal del capitalismo, el comunismo ha sido y es el complemento indispensable del capitalismo. La explotación por tu bien, un rígido y eficiente control social sobre la población, para que la élite pueda disfrutar de su riqueza en paz. Las empresas “chinas” lideres del crecimiento económico son sucursales de las grandes multinacionales anglo-americanas y europeas, cuyos dueños reales son los grandes bancos de inversión ingleses y estadounidenses (Morgan Chase Corp., Goldman Sachs, etc.). Esto ha ocurrido a lo largo de toda la historia, la banca financiaba en las guerras a una y otra parte, por tanto, ganan siempre.

Todo esto nos lleva a pensar que este sistema comunista fue planificado por la banca, que hace ya mucho tiempo invirtió en este modelo idóneo para sus intereses de conseguir mano de obra barata.

“Algo debe reemplazar a los gobiernos y el poder privado me parece la entidad adecuada para hacerlo” dijo David Rockefeller en 1999 … va camino de conseguirlo! … .. ¿Quien gobierna? ¿Gobiernos elegidos por el pueblo o los bancos Centrales?. Que autonomía tiene un país si independientemente de la elección de sus gobernantes, son obligados a seguir las directrices de bancos centrales por los errores cometidos en el pasado?. Si no siguen sus directrices están abocados a la banca rota, inmersos en una ingente deuda que posiblemente jamás serán capaces de pagar.

Europa debe ser el laboratorio del posible gobierno mundial” fue un comentario de Javier Solana en 2010

¿Que sentido tenían estos comentarios?, ¿Que tienen pensado para nosotros? ¿Quizás es la solución que han buscado para tener control total?

Nadie elige donde nacer, y es de las decisiones que en mayor grado determinan el acceso a la igualdad de oportunidades y su futuro. Más allá de si la inmigración es buena o mala, a favor o en contra, (pienso que el problema de la inmigración debería ser un mix entre el desarrollo en los países de origen y la inmigración hacia países con envejecimiento de la población, pero no hay interés real en  solucionarlo, de hecho ni se les deja competir en un libre mercado a estos países con los países desarrollados, los cuales subvencionan a sus propios sectores en una supuesta economía de libre mercado). Pienso la inmigración es buscada por el sistema para conseguir incrementar la competitividad y la productividad perdida. Se intenta que la competitividad aumente con objeto de que los salarios bajen y podamos competir con los salarios de China, o converjamos de forma que los salarios de los países asiáticos vayan aumentando y los nuestros vayan disminuyendo. El sistema no tiene ningún interés en en ayudar a los pobres que viven en países subdesarrollados.

La inmigración es altamente rentable para los estados, las personas cualificadas de una nación se trasladan a otros países más desarrollados para trabajar por salarios menores a los salarios del país de destino, pero superiores a los que tienen el país de origen. La nación de destino obtiene personal cualificado sin tener que invertir en ello, gratis, financiado por el país de origen, y en el país de origen (en este caso nosotros)  recibimos personal menos cualificado que competirá con la población menos cualificada que lo tendrá mucho más complicado y tendrá que trabajar por salarios más bajos.

El nuevo orden económico supondrá una equiparación de la productividad de los países occidentales, que van a sufrir la competencia del capitalismo de estado centralizado de China, que ya están sufriendo, identificada en los recortes en Europa, la pérdida en la calidad de vida que venimos sufriendo los últimos años, una pobreza maquillada por un consumismo basado en el crédito y la deuda, con un empobrecimiento de la clase media. A medida que crezca la clase media social China, la clase media europea disminuirá para poder competir con China. Y aunque parezca paradójico, e incluso gracioso, Donald Trump es el último bastión contra este movimiento globalista, que precisamente quiere limitar quizás con las formas equivocadas este hecho mediante el proteccionismo y el nacionalismo, intentando evitar que China les engulla. La solución se podría pensar es desplazar las fábricas de ensamblaje a Europa o EEUU, el problema es que todos los componentes también se fabrican allí.

El poder facilita el ascenso de los mediocres y oportunistas, estas personas carentes de integridad son esenciales para ejecutar sus planes, son fáciles de manejar. Mediante estrategias de marketing construyen líderes políticos, fabrican mentiras y sucedáneos democráticos con los que mantener a los ciudadanos satisfechos, acomodados y entretenidos. La información se convierte en propaganda Cristina Martín Jiménez“. Esto mismo ocurría durante el dominio Nazi.

Franklin D. Roosevelt, «en política nada ocurre por casualidad. Cada vez que surge un acontecimiento se puede estar seguro de que fue previsto para llevarlo a cabo de esa manera».

Pero paralelamente es necesario mantener una economía occidental artificial mediante la continua emisión de moneda de los bancos centrales y deuda, en favor de empresas zombies que lejos de ser competitivas en el mercado, siguen respirando gracias a la continua emisión de deuda y bajos tipos de interés.  

La última oportunidad para salvar la economía que no da señales de vida, junto a las innecesarias reservas de combustibles fósiles para seguir alimentando el desarrollo y  crecimiento de la población,  puede ser el desarrollo del cambio de modelo energético basado en la energía verde liderado por la ambición de algunas organizaciones supranacionales, que no son responsables ante nadie, ni elegidas por nadie, actuando y coordinando estas políticas por encima de los jefes de gobierno individuales, y con objeto de desarrollar e impulsar sus propios proyectos empresariales,  financiándolo con más deuda que pasará a pagar la sociedad con tasas impositivas cada vez más altas,  para lo que no auguro un buen final, pero de lo que hablaremos de forma más extensa en otro post.. 

¿Que opináis? ¿que se me ha olvidado? ¿porque estoy equivocado?

Acerca de Nicolás Suárez

... mucho que aprender y no sé, si algo que contar ...
Esta entrada fue publicada en Economia, Politica, Sociedad y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

1 respuesta a Esclavitud en el siglo XXI, capitalismo y comunismo es lo mismo

  1. “la pandemia ha venido a acelerar cambios que ya se estaban poniendo en marcha hace años ….”…”el cambio hacia la gobernanza mundial para hacer frente a amenazas globales…”

    Pedro Sanchez 22/4/2020

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *