La tiranía del dueño de Inditex “Amancio Ortega”

Share
Hits: 134

Durante el último año me ha sorprendido verme inmerso en varios debates donde se enjuiciaba a “Amancio Ortega” argumentando explotación en sus fábricas del grupo Inditex ubicadas en paises subdesarrollados, y esto me llena de profunda tristeza“.

Se argumentaba que “Amancio Ortega” se enriquece explotando a empleados entre ellos niños, trabajando en fábricas instaladas en países subdesarrollados en condiciones miserables. Supongo que estos comentarios se generan en base a titulares, comentarios o narrativas populistas como esta “Las lágrimas de las niñas esclavas de Amancio Ortega“.. Curioso, que en dicha información no encuentres ni ni una sola referencia documental respecto a la autenticidad de dicha información, lo podría haber escrito igual yo o tú. En el propio perfil de Twitter del autor, el se define como “independiente pero no imparcial, luego ya el mismo dice mucho de sí mismo”. Por cierto, contacté con el autor y le pregunté por información documental que tuviera para apoyar la veracidad de la información que publicaba en este artículo, y aún no he tenido respuesta.

También he escuchado de otras personas y leído en medios comentarios respecto a la prepotencia de Amancio Ortega por tener la desfachatez de realizar una donación de varios millones de euros a través de su fundación (se puede visitar la web de su fundación en el anterior link y ver los proyectos en los que trabajan), donaciones a varias comunidades autónomas (10 millones Aragón, 17 Canarias, etc.) y que la asociación para la defensa de la sanidad pública rechazó argumentando que no es necesario “recurrir, aceptar, ni agradecer la generosidad, altruismo o caridad de ninguna persona o entidad”. Hace no mucho tiempo leía de la voz de un médico Granada que viene luchando durante años por la sanidad publica “Jesús Candel” que en algunas provincias aún los políticos no han sido capaces de instalar el equipamiento donado, los enfermos que lo necesitan, seguro tampoco lo entienden.

Este tipo de mensajes sensacionalistas calan con gran facilidad en la siempre justa, bien informada y sabia opinión pública, que no suele poner mucho empeño en verificar cualquier información que consume, en el momento actual el 30% de la información que circula en las redes sociales es falsa. Un reciente estudio de la Universidad complutense de Madrid relata que el 86% de los ciudadanos tiene serias dificultades para diferenciar la información falsa de la verdadera. La narrativa sensacionalista no necesita estar documentada para cambiar la opinión de una sociedad desinformada, ya se demostró con este experimento que comentaba en este ” articulo del blog “, con la facilidad que se nos puede manipular con datos falsos, cuando dichos datos a pesar de ser falsos se presentan respaldados por un grupo, acabas creyéndolo, sobre todo, porque somos algo vagos para verificar lo que oímos o nos cuentan.

Ciertamente, las condiciones laborales en estos países nos puedan parecer injustas, ciertamente lo serian en nuestra sociedad, pero no por ello son ilegales en los países de origen. Tampoco serian legales hoy las condiciones en las que trabajaban nuestros abuelos hace no muchos años, pero es la evolución de cualquier economía en desarrollo, es imposible que un país pueda avanzar 50 años de la noche a la mañana. Las empresas que fabrican en países en desarrollo se rigen por las leyes existentes en estos países, leyes que pueden diferir de las existentes en nuestro país, pero no por ello ilegales. Tampoco las leyes de nuestro país son iguales a las otros países desarrollados, USA, Alemania o Francia, y no por ello son mas justas. España también fue un país de emigrantes cuando las cosas estaban mal aquí. También se instalaban aquí empresas que requerían mano de obra barata cuando nuestro país aún estaba en desarrollo respecto a otros países europeos. Gracias a ello, el país pudo crecer, nuestra sociedad caminar hacia una mayor calidad de vida, gracias a ello hoy podemos vivir mucho mejor y tener acceso a servicios básicos que jamás hubiéramos soñado.

La economía de estos países ha podido crecer y desarrollarse gracias a la presencia de empresas que se instalaron allí buscando mano de obra barata, esto dio lugar un salarios muy superiores a los que tenían hasta ese momento, mejorando la calidad de vida de sus familias, y permitiendo a estas familias a su vez generar un tejido empresarial en su país que les facilite salir de la pobreza, al igual que nos pasó en su momento a nosotros.

Leía una notica en un medio nacional recientemente donde informaba de la reducción de la pobreza en el mundo, y apuntando que la mayor reducción se había centrado precisamente en estos países China, India, Bangladesh, Sir Lanka y Pakistán. Sin duda la presencia de estas empresas ha tenido mucho que ver para que muchas familias salgan de esta situación.

Si una empresa no puede competir en el mercado con las mismas armas que el resto, posiblemente desaparecerá, y con ella todos los puestos de trabajo que genera. Deberían prohibir a todas las empresas del sector textil poder fabricar en estos países para que el resto se pueda permitir no hacerlo, aunque realmente pienso es un error, pues este proceso es parte de una globalización que pretender balancear la riqueza de unas sociedades a otras, pero es un proceso que necesita tiempo. Sin duda la situación económica de estos países hubiera sido mucho peor a día de hoy, de no haber contado con la presencia de empresas que buscan mano de obra barata. Quien haya visitado estos países hace 15 años y hoy, no los reconocerá.

De cualquier forma siempre existirán personas que se quejarán, sea blanco o negro, azul o amarillo, algunos se quejan de la presencia de inmigrantes, otros se quejan de las muertes mientras arriesgan sus vidas para cruzar, las mafias se frotan las manos enriqueciéndose a cambio de la miseria de otros. Luego llegan aquí, y no consiguen ser menos desgraciados de lo que eran en sus países de origen. Quizás la solución sea enseñarlos a pescar, y no darles limosna, pan para hoy y mañana tener el mismo problema, desarrollar las economías de sus países para que no tengan que arriesgar sus vidas buscando un mundo mejor. Luego está la otra cara de la moneda, los puestos de trabajo que se pierden aquí por las deslocalización de empresas que buscan la mano de obra barata para ser mas competitivas, también nos quejaremos por ello, ¿pero quienes están en peores condiciones?, ¿es justo quejarnos en el mundo occidental, cuando as de la otra mitad del mundo muere de hambre?. Nuestra opinión cambia según nos toca.

De cualquier forma, incluso es posible que dado el tamaño y magnitud de Inditex, la cantidad de proveedores y colaboradores con los que interactúa, es imposible que en algún momento cualquier eslabón pueda fallar, pero una empresa de esta magnitud y repercusión mundial no podría en ningún caso incumplir las leyes de un país donde fabrica, es obvio que sería rápidamente crucificada.

También el consumidor, “estos somos nosotros“, tienen mucha responsabilidad en esto, nos importa menos el como se fabricó, que cuanto vale. Como veis, un cúmulo de contradicciones, y mucha hipocresía. No me explico como la sociedad critica las condiciones laborales en la que se fabrican los productos que luego consume de forma desproporcionada, la mayoría de las veces sin ser un bien necesario, o existiendo otras alternativas, simplemente por ahorrarse unos euros, todos preferimos la prenda de 10€ fabricada en uno de estos países, a la de 50€ fabricada aquí. No rechazamos cambiar de móvil cada 2-3 años, uso de tableta, mp3, portátil, y miles de dispositivos fabricados con minerales extraídos mediante la explotación de niños, y ahora si, doy acceso a información con base documental que lo respalda como la que podemos encontrar en este articulo de prensa, o el siguiente video , entre la mucha documentación que podemos encontrar en Internet (a diferencia de primer artículo al que hacíamos referencia en este post donde no hace referencia a ninguna base documental que respalde lo expuesto).

Desgraciadamente en este país, somos más de enaltecer lo de fuera y desprestigiar lo autóctono, de dar mas valor a un futbolista que a un hombre que comenzó con 14 años y una bicicleta vendiendo batas de guatiné para crear lo que hoy es una de las empresas mas grandes del mundo, caso de estudio en las principales escuelas de negocio, Inditex. Un hombre que toda su vida ha vivido prácticamente en el anonimato centrado en su familia y su empresa, que da trabajo a más de 170.000 personas en todo el mundo.

Un señor que a través de su fundación que podemos consultar en el siguiente link, desarrolla una labor filantrópica de forma desinteresada impresionante y no valorada, entre otras acciones, a través de esta fundación donó en octubre de 2012 20 millones de euros a Cáritas, que es la mayor donación que ha recibido la ONG en su historia. Esta misma fundación tiene también un programa de becas para estudiar Primero de Bachillerato en Canadá y Estados Unidos, abierto a nivel nacional. Durante el curso escolar 2016/17 hubo 500 becados repartidos por Norteamérica, 250 en territorio canadiense y otros 250 en EE.UU.19. En marzo de 2017, la fundación anunció su mayor donación hasta la fecha: 320 millones de euros a la sanidad pública para combatir el cáncer. La cuantiosa donación supone una extensión de otra de 17 millones realizada en 2015 para hospitales de Galicia y Andalucía, y servirá para la adquisición y mantenimiento, en hospitales de toda España, de más de 290 equipos de última generación en la detección y tratamiento de distintos tipos de cáncer. Una empresa donde en su propia Web Inditex, se manifiesta su compromiso social con los derechos humanos.

Algunos estarán pensando, claro, con todo el dinero que tiene no tiene mucho valor todo esto. Nosotros seguro nos encontramos al día con varios indigentes en la calle, conocemos casos de familias que pasan muchas dificultades, niños que viviendo en nuestro mismo lugar no tienen las mismas oportunidades que los nuestros. Seguro que cada vez que vemos esto nos acercamos al supermercado a hacerles una compra de comida, seguro que le invitamos a casa a comer hoy, seguro que les regalamos varias veces al año ropa y zapatos, seguro dedicamos unas horas a la semana a ayudarles con sus estudios, con sus trabas burocráticas, seguro que en vez de ir de comilona cada finde uno de cada dos lo donamos, o simplemente invitamos a alguna familia que lo necesita, seguros que dentro de nuestras posibilidades podemos hacer mucho mas de lo que hacemos, y no lo hacemos,porque somos “jodidamente hipocritas“.

Para finalizar, pienso es una pena que personas como Amancio Ortega que deberían ser un referente para una sociedad que idolatra a futbolistas o “personajes” públicos, cuya aportación a la sociedad es discutible, un país donde con los niveles más altos de paro de la EU los empresarios suelen ser criticados y jamas valorados, donde se critica de forma generalizada que los empresarios se enriquecen gracias a la explotación de los demás, pero son pocos los que apuestan por serlo si es una actividad tan gratificante, es extraño que sean tan pocos los que se juegan su dinero, y renuncian a una jornada laboral para ser empresario, pero sin haber tenido jamás esta experiencia los critican abiertamente. Además, siendo empresario, tendrían la opción de hacerlo correctamente, y corregir lo que critican, si no te parece bien algo, cámbialo!. Estos comportamientos definen nuestra sociedad, y dejan entrever nuestro destino.

Desgraciadamente, a título póstumo, cuando ya no importe…, posiblemente se le reconozca la magnitud de su hazaña, suele ser así….siempre, suele ser así, desgraciadamente…

Acerca de Nicolás Suárez

... mucho que aprender y no sé, si algo que contar ...
Esta entrada fue publicada en Economia, Politica, Sociedad, Viral y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.