Delegar o morir

Share
Hits: 6482

DelegarQue tal estan todos…., hace tiempo que no escribo, pido disculpas a todos, pero mi vida ha dado un giro de 1.620º en lo personal y en lo profesional, …. para mejor desde luego aunque hay cosas que he perdido en el camino.

Volveré a mis fueros, lo prometo…!, pero acabo de leer un post en pymecoaching que me ha encantado, refleja la realidad del empresario y nos da las claves de como ser empresario y tener vida para disfrutarlo.

La historia de Derek Sivers

La mayoría de los autónomos o propietarios de microempresas no logran crecer, o por su mentalidad de ser pequeños, o porque quedan atrapados por no saber delegar. Sabes que tienes que delegar, pero si pones a alguien, hay que enseñarle, explicarle cómo funciona todo y probablemente sea más fácil y rápido hacerlo tú mismo, por lo que lo sigues haciendo tú, hasta que ya no puedes más o te sigues atrapando en tu negocio.

Esta es la historia de Derek Sivers, empresario que fue consciente de esta situación para poder salir de su negocio, atento a cómo lo hizo él:

En 2001, CD Baby tenía tres años. Yo tenía ocho empleados, pero yo todavía estaba haciendo “todo”. Trabajaba de 7h de la mañana a 22h de la noche, siete días a la semana.

Cada cinco minutos, mis empleados tenía una pregunta para mí:

– “Derek, un chico quiere cambiar la carátula del álbum después de que ya la hayan pedido ¿Qué le digo?”

– “Derek, ¿podemos aceptar transferencia bancaria como forma de pago?”

– “Derek, alguien pidió dos pedidos hoy, y quiere saber si podemos enviárselos juntos, ¿le tendríamos que reembolsar la diferencia?”

Era difícil hacer cosas al responder a tantas preguntas durante todo el día. Me sentía como si me acabara de presentar a trabajar y me sentaba en una silla en el pasillo, a sólo responder a las preguntas de los empleados, a jornada completa.

Para evitar esto, dejé de ir a la oficina y apague el teléfono. Entonces me di cuenta de que estaba huyendo de mis problemas en lugar de resolverlos.

Después de una larga noche de pensar y escribir, me metí en la mentalidad de la “delegación”.

Tuve que hacerme innecesario para el funcionamiento de mi empresa.

Al día siguiente, tan pronto como entré en la puerta, alguien me preguntó,

– “Derek, alguien que recibió el CD ayer ha cambiado de idea y quiere devolver su CD. Ya hemos hecho el trabajo, pero él está preguntando si podemos reembolsarle el dinero”

Esta vez, en lugar de responder a la pregunta directamente, llamé a todos juntos por un minuto.

Repetí la situación y la pregunta para todos.

Yo le respondí la pregunta, pero lo más importante, Expliqué el proceso de pensamiento y la filosofía detrás de mi respuesta.

– “Sí devolución de todo su dinero. Vamos a asumir una pequeña pérdida. Es importante hacer siempre lo que sea mejor y haga más feliz a los clientes, siempre y cuando no sea excesivo. Un gesto como éste, va a ayudar a que le diga a sus amigos que somos una gran empresa. Todo el mundo recuerde que ayudar a nuestros clientes es nuestro primer objetivo, y el beneficio es el segundo. Usted tiene mi permiso para que se usen esa pauta para que estas decisiones por su cuenta en el futuro. Haz lo que haga más felices a ellos. Asegúrese de que todos los clientes se va con una sonrisa.”

Le pregunté a su alrededor para que todos tengan entendido la respuesta.

Le pregunté a una persona para que iniciara un manual, y anote la respuesta a esta situación, y anote la filosofía detrás de él.

Luego todos se fueron a trabajar.

Diez minutos más tarde, nueva pregunta, el mismo proceso:

– Reúna a todo el mundo alrededor.

– Responda a la pregunta, y explique la filosofía.

– Asegúrese que todos entiendan el proceso de pensamiento.

– Pida a una persona que escriba el manual.

– Hazles saber que pueden decidir esto sin ti la próxima vez.

Después de dos meses a partir de esto, no hubo más preguntas.

Luego le mostré a alguien cómo hacer la última de las cosas que todavía era mi trabajo. Ya era totalmente innecesario.

Empecé a trabajar en casa – no iba a la oficina en absoluto.

Había enseñado incluso mi proceso de pensamiento y la filosofía sobre la contratación de nuevas personas. Así que nuestros dos nuevos empleados fueron entrevistados, contratados y entrenados por ellos. Ellos usaron ese manual para asegurarse de que cada nuevo empleado entendiese la filosofía y la historia, y sabía cómo tomar decisiones por sí mismos.

Yo los llamaba una vez a la semana para asegurarse de que todo estuviera bien. Y era así. Ni siquiera tenían alguna pregunta para mí.

Debido a que mi equipo estaba funcionando el negocio, yo era libre de mejorar realmente el negocio!

Me mudé a California, sólo para dejar claro que funcionaban las cosas.

Yo todavía estaba trabajando 12 horas al día, pero ahora dedicaba todo mi tiempo en mejoras, innovaciones y optimizaciones. Para mí, ésta fue la parte divertida. Esto era un juego, no un trabajo.

Mientras yo estaba fuera, mi compañía creció de 1 millón de $ a 20 millones en cuatro años.

Hay una gran diferencia entre ser trabajadores por cuenta propia y ser propietario de un negocio.

Siendo por cuenta propia sientes la libertad hasta que te das cuenta de que si te tomas tiempo libre, tu negocio se derrumba.

Para ser propietario de un negocio verdaderamente, asegúrate de que puedas salir un año entero, y cuando regreses, tu negocio esté mejor que cuando te fuiste.

Fuente: http://sivers.org/delegate

Acerca de Nicolás Suárez

... mucho que aprender y no sé, si algo que contar ...
Esta entrada fue publicada en Gestión y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Delegar o morir

  1. Pingback: Tweets that mention Delegar o morir | Blog de Nicolás Suárez -- Topsy.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.